Wednesday, March 14, 2007

EDITORIAL DE LA PRIMERA QUINCENA DE MARZO 2007

"El Instituto Internacional de Investigación por la Paz de Estocolmo (SIPRI) publicó en Junio 2006 un informe sobre los gastos militares durante el 2005, arrojando la increíble cifra de 1.118 billones de dólares".

En un Editorial anterior hice mención a una hipótesis personal en la cual indicaba que el homo sapiens aún se encuentra en un estado de primitivismo, en que el avance que hoy disfrutamos ha estado basado en la destrucción de otros seres humanos o del medio ambiente y EL SISTEMA SOCIAL, ECONOMICO, POLITICO Y MILITAR, QUE NOS HEMOS DADO PARA NUESTRO DESARROLLO NO HA SIDO EL MAS ADECUADO PARA TODOS LOS SERES HUMANOS Y LA NATURALEZA.

Más aun un Papa, máxima autoridad de la Religión Católica dijo que el Capitalismo o neo liberalismo era: “un sistema económico intrínsecamente perverso”.

Hoy quiero mencionar 2 áreas que demuestran que mi posición es cierta:

La primera es el alza increíble del gasto militar en el mundo en el 2005 y se supone que al 2007 este habrá de aumentar otro porcentaje más.

La segunda es como un porcentaje alto de los medicamentos enviados a los países del 3er mundo es falsificado por los Laboratorios Farmacéuticos a nivel mundial.

UD estimado lector podrá decidir si el avance del ser humano esta dentro de una lógica de uso de la razón, del sentido común o de sentimientos, tales como el odio, la intolerancia, la avaricia, el egoísmo, entre otros.

La ciencia es un camino a la búsqueda de la verdad, pero cuando ese conocimiento es utilizado por ciertos sectores de la Humanidad se transforma en un medio de destrucción de otros o de poder sobre otros, la culpa es del hombre y no del conocimiento.

Soy un divulgador de la ciencia y la técnica, por que creo que ella puede a esta altura del desarrollo humano satisfacer las necesidades de todos los seres humanos existentes en el planeta y al decir esto no estoy hablando de ciencia ficción, sino que estoy basando mi visión en la realidad científica y tecnológica del momento.

Es un grupo de hombres que tienen el poder económico, religioso, militar y político que manejan el mundo, los culpables de todos los problemas que hay hoy en día.

Un ejemplo típico de esto es el cambio climático en el cual estamos irremediablemente insertos.

Pues bien entremos en materia.

1er. Tema de este Editorial.

El hambre y el gasto militar.

En 1996, exactamente en un poco más de una década, se reunieron en Roma 112 jefes de Estado y gobierno, más de 73 representantes, es decir un total de 185 países, en la primera Cumbre Mundial de la Alimentación. Una de las más importantes resoluciones fue reducir el hambre a la mitad, antes del 2015. La resolución unánime implicaba que el gobierno de cada país adoptase las medidas necesarias para cumplir esa humanitaria meta. ¿En qué medida se está cumpliendo?

El Director General de la FAO responde: “Si continuamos como lo hemos hecho en la década que ha transcurrido, quizás alcancemos en el 2150”. ¡Más de 100 años!

El hambre afecta especialmente a los niños y madres pobres. Cuántas generaciones sufrirán de hambre y, por consiguiente, falta de crecimiento y desarrollo, en especial de desarrollo mental que capacite a los futuros “ciudadanos” a beneficiarse de los “derechos humanos”, de trabajo apropiado, educación, salud y condiciones de vida razonables.

El Director General de la FAO, entre otros comentarios, se refiere a la inconcebible situación de que “un día de gastos militares representa seis veces el gasto anual de la FAO. Es una locura la diferencia entre el gasto militar y la ayuda”. Se refiere a la ayuda que la FAO puede ofrecer a los países del Tercer Mundo para mejorar la agricultura y la producción de alimentos, para saciar por lo menos algo a esos macilentos niños desnutridos.

Un día de gastos militares, igual a seis años de ayuda internacional por parte de la FAO!La FAO, organismo dependiente de las Naciones Unidas, recibe fondos de dicha institución mundial. Por desgracia, los fondos no alcanzan a cubrir las necesidades ni en la proporción que crece el hambre en el mundo, no han sido incrementados; al contrario, la FAO ha tenido que reducir de 261 a 186 los programas de ayuda a los países.

Otro comentario del jefe de la FAO es que “los aranceles representan, en promedio, el 60% para los productores agropecuarios primarios y el 6% para los industriales.

¿Dónde está la lógica?”.

Los países pobres son productores y exportadores, sobre todo de artículos agropecuarios primarios, y estos son castigados con altos aranceles, que los vuelve poco competitivos y, en cambio, importan productos industriales de los países desarrollados, en bajos aranceles que perjudica a las industrias nacionales y también les ponen en posición poco competitiva.

Otro comentario muy importante sobre los subsidios a los agricultores de los países desarrollados, en especial de Estados Unidos, es que los subsidios no benefician mayormente a los verdaderos agricultores sino a las grandes empresas que comercializan los productos agrícolas, como sucede con las enormes exportaciones de maíz hacia México, en donde los campesinos afrontan una preocupante desocupación porque el tradicional cultivo de ese cereal, primer alimento del pueblo mexicano, ya no es rentable.

2º. Tema de este Editorial es la venta de medicamentos falsificados que llegan a nuestro continente y que alteran el tratamiento dado a los pacientes por sus médicos tratantes y que pueden conducirlos a la muerte por la avaricia y la impudicia de unos pocos sinvergüenzas.

UN NUEVO Y MUY RENTABLE NEGOCIO SEGÚN ALGUNOS INESCRUPULOSOSQUE SON EMPRESARIOS SEGÚN EL SISTEMA.

Cómo peligra la vida de las personas, mientras algunos hacen negocios millonarios: medicamentos falsificados, comercio desreglado y pacientes automedicados.

La venta mundial de medicamentos falsificados va a llegar a los 75 billones de dólares en el 2010, según el Centro de Medicinas de Interés Público de los Estados Unidos. Esta cifra significa que se proyecta un aumento del 90% en un lustro; los montos que se especulan se comparan a los del 2005.

Más del 30% de los medicamentos que se venden en América Latina, el Sudeste Asiático y África son falsos, según las últimas estimaciones elaboradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto para la Seguridad Farmacéutica, mientras que en los llamados países desarrollados, la venta de falsificaciones no alcanza el 1%.Los Estados Unidos son los mayores productores y consumidores.
Si vamos bajando: México, Brasil y la Argentina, son los mercados iberoamericanos con más peso.La industria farmacéutica vende en todo el mundo alrededor de 300 mil millones de dólares por año y emplea, en el mundo, a 2.2 millones de personas.
Según los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la participación de los fármacos en las Importaciones Mundiales Totales se ha incrementado de manera sostenida: en la década que va de 1988 a 1998, el aumento fue de 26 mil millones de dólares a 80 mil millones de dólares.

ES PEOR EL REMEDIO

La desregulación de Cavallo fue el gran paso para el avance de la medicina pirata”, denuncia Carlos Alberto Fernández, presidente de la confederación Farmacéutica Argentina (COFA). La desregulación económica, a través del decreto 2284/91, estableció en su artículo 14 que determinados remedios, regulados por una autoridad sanitaria, podían ser vendidos en cualquier lugar.
Sin embargo, en estaciones de servicio y kioscos se ofrecen al público antibióticos, que necesitarían prescripción médica. Muchas obras sociales -creyendo que ahorran dinero, sin importarles la salud de la población- “están entregando insulinas y medicamentos oncológicos en forma directa, sin tener en cuenta que esta operatoria puede estar utilizando medicamentos apartados de la línea de control, y pueden terminar causando problemas de salud”, acusa Fernández.

La venta de medicamentos en kioscos y supermercados saltea el sistema de producción farmacéutico, su cadena comercial. La lógica: laboratorio - droguería - farmacia se quiebra y con ella la práctica obligatoria del Estado de controlar.Esta venta al azar, por fuera de los canales tradicionales de venta y control, se dio junto a un proceso de extranjerización de la industria y de apertura indiscriminada de las barreras comerciales. Estas dos variables, atravesadas por un mercado que genera ganancias multimillonarias y por la sofisticación en las falsificaciones, pone en juego la salud.

El Instituto de Seguridad Farmacológica de los Estados Unidos difundió un informe sobre falsificación, robo y contrabando de medicamentos de 2002 a 2005. Este estudio concluyó que, en esos tres años, las denuncias incrementaron de 194 en el 2002 a 973 en 2005; todo indica que la problemática parece seguir en pleno ascenso.China, Estados Unidos, Colombia y Corea del Sur son los más acusados. En la Argentina, el interventor de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), Manuel Limeres, denunció que “los medicamentos falsificados representan un 7% del mercado”.
Ese porcentaje, traducido en ganancias (o pérdidas, según del lado de quién lo mire), son 28 millones de unidades. “Es mucho más que un 7%, es imposible hacer un cálculo porque no se puede contabilizar lo que se vende en kioscos y supermercados”, replica el presidente de COFA.

En esta lógica del vale todo, la sociedad consume lo que le parece más cómodo, lo que está a su alcance. Si a alguien le duele la cabeza y pasa por un kiosco a comprarse unos cigarrillos, aprovecha y se lleva un analgésico; no piensa en las implicancias que esto puede tener. Pero en esta perinola entró la salud.

Los jugadores son muchos: el Estado, la industria farmacéutica, la medicina pirata y la sociedad.

El primer participante hace tiempo que perdió su turno, el segundo quiere que los demás salgan del juego, el tercero acumula fichas y el último ya las perdió.

ALERTAS 2006

- En enero, la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos difundió una alerta sobre medicamentos adulterados contra la gripe.

- A principios de año, la Inspección Holandesa del Sistema de Salud advirtió a los consumidores de no comprar Tamiflu a través de Internet, luego de que fueran halladas en el país cápsulas que no contenían la sustancia activa.

- En el Reino Unido, la Policía contabilizó cinco mil paquetes de Tamiflu falsificado, estimados en un valor de 500 libras.

- Sólo en Lima, la capital de Perú, el número de farmacias ilegales aumentó de 200 a 1800. La Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas incautaron 460 mil medicamentos adulterados.

- En la Argentina, la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto de Reforma del Código Penal, donde se prevén aplicar sanciones a la falsificación de medicamentos. El Senado todavía no plantó su posición.

Por Laura Caniggia
Articulo publicado en Revista ®Buena Fuente
Febrero de 2007

Para ver más sobre este tema te invito a visitar mi blog sobre: http://debatesuniversales.blogspot.com/

Será hasta la próxima semana
Hugo Pinaud
Director.

No comments: